Hesitation Wounds – Awake for Everything (2016)

‘Algo ha cambiado’, frase pesimista frente a las connotaciones del ilusionante ‘algo está cambiando’. Diferencia que resume este álbum y que sintetiza su sentimiento propuesto.

El comienzo convergero cabalga mano a mano junto a una portada que se sitúa en el reverso del nuevo álbum de Architects y su arte minimalista como ausencia, aquí manchada de mierda, dándole una capa de realidad. Por eso la voz de Jeremy Bolm es más sangrante que la de Sam Carter, la percusión más militar, las guitarras lloran cual edificio de Dark Water. Cuando en “Bleach” el conjunto se acelera hacia el screamo hardcoreta lo hace de una manera pesada, con mucha más carga en sus espaldas que en Touché Amoré, dejándose notar el paso de los años y el ambiente hostil en el que ahora se encuentran –ese doble bombo que continúa en “Hands Up”. Antes dominaba la soledad, ese sentimiento de marginalidad; ahora no te da tiempo de pudrirte de asco porque no paras de recibir flechas desde la lejanía –extraño que para transmitir esto tomen muchos elementos del metal de los noventa, como si cuanto más beligerante fuera el ambiente más intercediera el pasado.

Por eso “New Abuse” suena con la frialdad de la máquina por mucho que los instrumentos sean de una gelidez tan cercana que arde la piel. “All We Know” regresa con ese metallic hardcore/mathcore que todavía se enfrenta a lo nuevo con el pecho descubierto y los puños cerrados, como un cuadro de Goya en el mundo de Robocop. De ahí que no dure nada, menos de un minuto, como no duramos nosotros con semejante desequilibrio de poder. Que “Ends Pt. 1” lo intente de nuevo tiene la misma importancia que un brindis al sol, sabemos que se llama final y, no sólo eso, que es la primera parte. Quizás así nos sintamos mejor; si no tenemos nada al menos alargar, saborear y hacer nuestra la derrota, el ritmo lo sabe, gana en gravedad, en headbangings, en mosh y dolores cómodos, conocidos.

“Guthrie” es todo lo contrario en el mismo contexto, en idénticas circunstancias, haciendo lo mismo. Es el cuerpo flaco, sudado, prefiriendo quemar sus últimos cartuchos post-hardcore a guardar fuerzas tácticas. ¿Por qué será que este álbum suena a epitafio de todos esos estilos que se han renovado en las primeras décadas del siglo?, ¿hacia dónde se dirigen estos músicos? No nos quieren dar pistas de momento, probablemente ni lo sepan, despistados porque ni siquiera pueden mantener ese aislamiento que les daba su fuerza; teniendo Tinder en cualquier momento pueden quedar con alguien igual que destrozado de ellos. No extraña entonces que “Away”, con su voz susurrante aterciopelada, no suene a nada escuchado anteriormente y, cuando lo hace y retornamos a lo familiar, lo observamos en un rascacielos con paredes de cristal, preguntándonos dónde estaremos. Trabajo que se sintetiza en el parpadeo que dura más tiempo de lo que podría aceptar el resto de las realidades.

“Teeth” aparece con un título completamente gráfico, descarnado, sin labios ni paladar, el cual funciona con ese ritmo machacón que utiliza el colmillo para horadarnos la vena e introducirnos la calma a base de fuego, aferrándose a las cenizas de lo que fuimos. Mirando hacia atrás nos damos cuenta de que este Awake for Everything ha conseguido crear todo un trazado en el que sentirnos desprotegidos, obligándonos a correr hacia ese dolor conocido, estableciendo una progresión sonora impecable. “Ends Pt. II” no modifica esta percepción, sonando al caminar por un pasillo del espacio exterior, completamente desnudo y con agujas clavadas por todo el cuerpo, portando ese olor a hierba mojada que ahora es tu propio cuerpo. Temes a la lluvia. Un tema de oquedad absoluta en el que no contamos con ningún lugar donde aferrarnos; hemos dado una vuelta, un retorno, un aplazamiento entre la primera parte y la segunda, pero sabíamos que era inevitable.

Ahí no termina la cosa, para joder llega “Streamlined”, acaso el corte con un sonido más accesible, como cuando vuelves a oler esa colonia, ahora mezclada con un sudor que no es el tuyo. Bajas la cabeza prefiriendo oler las cloacas. Un sonido inadaptado que se alarga, se alarga, se alarga para conservarse igual, incapaz de señalar una salida aunque ellos mismos hayan certificado su propia muerte, por mucho que ahora se enrabieten. Y delante sólo queda el vacío.

.

Hesitation Wounds Awake for Everything.jpg

.

Web: http://hesitationwounds.bandcamp.com

Procedencia: California, USA.

Género: El fin del post-hardcore.

Nota: Dale al repeat hasta que lo viralice cualquier gilipollas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s